Ci2030

Ciencia para la Innovación 2030. Consorcio Sur-Subantártica.

El Consorcio Sur-Subantártico reúne las facultades de ciencias de seis universidades con las universidades de Talca, del Bío-Bío, Católica de la Santísima Concepción, de la Frontera, Austral de Chile y de Magallanes, las que han decidido desarrollar procesos de cambio en la formación de científicos de ciencias básicas para lograr una mayor participación de estas en la transferencia tecnológica (TT), innovación (i) y emprendimiento de base científico-tecnológica (ebct) del país.

El trabajo conjunto y articulado de estas instituciones permitió elaborar el diagnóstico, el benchmarking internacional, el establecimiento de brechas, el diseño de estrategias y plan de desarrollo, con el objetivo central de incrementar la capacidad de investigación aplicada, desarrollo tecnológico e i+ebct. Es así como apoyados por la iniciativa CORFO, en una primera fase concursable, el Consorcio elaboró y presentó un Plan Estratégico a CORFO en un informe final, el que fue aprobado en marzo del presente año 2020. Sobre la base de ese plan, CORFO adjudicó su implementación por un periodo de tres años, después de lo cual se evaluará el paso a una tercera fase de otros tres años.

El Plan Estratégico y su programa de implementación surgió como resultado de un trabajo que aunó voluntades e involucró a instituciones y personas, cuyo desarrollo evolucionó hacia una importante madurez. Todo ello reflejado en esta propuesta de trabajo concreta y fundamentada en la metodología diagnóstica, que dio cuenta de brechas transformadas en desafíos a abordar durante el periodo de planificación mediante estrategias e indicadores a implementar, las cuales se enmarcaron y alinearon estratégicamente bajo la Misión del Consorcio al 2030.

El compromiso ha sido expresado como “Hacer del Consorcio un referente de calidad internacional para liderar los cambios hacia un desarrollo sostenible basado en la gestión del conocimiento que permita abordar, desde lo local a lo global, un conjunto relevante de demandas y desafíos expresados y proyectados, mediante la ejecución y desarrollo de ciencia y tecnología valiosa, fuertemente conectada y abordada colaborativamente con efectividad y pertinencia”. Desde esta perspectiva, se estableció una arquitectura estratégica cuya implementación tiene como objetivo orientar todas las acciones operacionales a largo plazo, sin perder de vista la Visión, de modo que tanto los principios, valores y fortalezas con las que se cuenta, inspiren al Consocio a que su trabajo diario no sea sino una suma de actividades concatenadas para traer el futuro concordado a cada acción del presente. 

El Consorcio reconoce la necesidad de un cambio en el vínculo de la academia con su entorno y la transformación de la educación como parte de una conversación que se está dando, no solo en las universidades, sino en los negocios, en el gobierno y en los espacios de pensamiento público y privado a nivel global.  El eje central de esta conversación está en desarrollar procesos formativos (Armonización curricular) que permitan a los futuros profesionales y graduados enfrentar los problemas más desafiantes del mañana, con ayuda de la Ciencia. Los cambios en el proceso formativo de los estudiantes de ciencias van de la mano de un cambio en los formadores y las focalizaciones temáticas en que se desarrolla dicho proceso. Hemos decido focalizar líneas temáticas fuertemente ligadas a los grandes problemas de la sociedad, esto es, cambio climático, seguridad alimentaria y desarrollo de la agroindustria. Incluyendo temáticas más específicas como como agua y biodiversidad. Así, el Consorcio se hace cargo de este desafío, proponiendo la implementación del Plan Estratégico, el cual consiste en la ejecución de una serie de acciones tendientes al cumplimiento de los objetivos estratégicos en cuatro componentes centrales: 1) Gestión del cambio, participación y liderazgo de mujeres en la comunidad académica, 2) Gobernanza y sinergia, 3) Armonización en mallas curriculares, y 4) Vinculación con el medio socio económico. Estas acciones se ejecutan primeramente en un nivel consorcial, y luego a nivel local de las universidades participantes, las que, de acuerdo con su grado de desarrollo, emprenden estas acciones con mayor o menor intensidad.