Estudiantes y académicos, además de público en general, participaron en la actividad donde el Dr. Eduardo Fuentes compartió su historia de innovación y emprendimiento.

En el marco del proyecto «Ciencia para la Innovación 2030», donde participa la Facultad de Ciencias la UCSC como Consorcio Sur-Subantártico en conjunto a las Universidades Del Bío-Bío (UBB), Austral de Chile (UACH), de La Frontera (UFRO), de Talca (UTALCA) y Magallanes (UMAG); se realizó una charla vía Zoom con el motivo de dar a conocer iniciativas de emprendimientos a académicos, estudiantes y comunidad en general, mediante acciones orientadas a la investigación e innovación.

La presentación titulada “Cómo transitar desde la academia a un emprendimiento científico-tecnológico basado en innovación” fue dirigida por el biólogo marino de la Universidad Andrés Bello, Eduardo Fuentes, Doctor en Biotecnología y Postdoctorado en las Universidades escocesas Saint Andrews y Aberdeen, además de la Universidad de Gotemburgo (Suecia). El Dr. Fuentes lleva 13 años de experiencia en el rubro de las publicaciones científicas.

Historia de “WriteWise”

El inicio de su emprendimiento, según explica el Dr. Fuentes, fue teniendo en mente cuál era su pasión, escribir papers científicos. A partir de esto y viendo la necesidad que tenían sus colegas con la dificultad de escribir papers, comenzó con su empresa de cursos de escritura y traducción al inglés de textos académicos.

“En 2015, cuando tomé la decisión de emprender, pensé que todo sería fácil.  Yo sabía escribir papers, era bueno, podía enseñarlo, tenía contactos en la academia, todo pretendía ser fácil. Pero no tenía la más mínima idea de lo que implica emprender o vender, finanzas, leyes, tributación, desarrollo y servicio, experiencia de usuario, marketing; absolutamente no tenía idea de nada de eso”, rememora el Dr. Fuentes. Todo esto se combinó con los problemas que llegaron luego de montada la empresa; como el pago de sueldos, los malos meses remunerados, los ciclos de ventas largos, demora de los pagos de los consumidores y el adquirir confianza de los posibles clientes en el mercado.

Luego de conseguir ser una empresa un poco más consolidada, alejado de los primeros problemas que se le presentaron, decidió seguir expandiendo la empresa y pasar de ser una PYME a una Startup (empresa innovadora emergente).  “Para hacer correr una Startup hay un sinfín de libros, videos en YouTube, cursos; pero por muy buenos que sean hay que ver cada caso en particular, son buenos apoyos, el verdadero aprendizaje es finalmente por experiencia, prueba y error, para mejorar lo más rápido que uno pueda y así encontrar el método más eficiente para un nicho en particular del producto que uno está diseñando”, explica el Dr. Fuentes.

De esto nació “WriteWise”, empresa que consiste en vender un software para realizar escritura académica. Esto igualmente tuvo complicaciones, ya que no sabía prácticamente nada de como realizarlo, así que se tuvo que estudiar mucho, buscar el capital humano y un buen financiamiento. Además, el tipo de empresa que se estaba llevando a cabo es de las más difíciles de ejecutar por todo el sacrificio que conlleva empezar a tener ganancias. A pesar de todos los problemas, pudo seguir adelante con la creación del software y el estudio de venta.

Cuando ya tenía todo preparado para vender el producto, el lanzamiento sería en octubre de 2019, coincidiendo con el estallido social y meses más tarde, siendo frenado por la llegada de la pandemia. “Sin embargo, uno de los más grandes desafíos que vivimos fue que logramos convencer no solamente a un par de universidades, sino que estamos presentes hoy en 10 universidades en Chile, varias en América Latina y con cientos de usuarios; con una gran expansión, hasta de países de otras regiones”, comenta el Dr. Fuentes.

Emprender

La charla culminó con el Dr. Fuentes dando sus razones del por qué es igual o más complejo emprender siendo parte de la academia que siendo independiente, ya que además de las dificultades propias del emprendimiento, están las barreras que la academia presenta. Muchos de los proyectos pueden terminar en pérdidas económicas. Lo mejor que puede hacer una universidad para ayudar a los estudiantes es aplicar un sentido de emprendimiento desde sus currículos.

“El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) tiene una gran cantidad de estudiantes con sentido emprendedor, pero no es porque sea una de las mejores universidades del mundo, otras mejor clasificadas no presentan ese nivel. El modelo MIT es exitoso porque plantea mucho que la enseñanza está fuera y dentro de la sala de clases, ayudándolos a conocer personas inmersas en el mundo de la innovación y emprendimiento. Emprender se puede enseñar y motivar desde las universidades y formar emprendedores de clase mundial”, reflexionó el Dr. Fuentes.

Fuente: Jean Pierre Molina M. www.ucsc.cl

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *